Imagen original: Vinicius Amano

Lo que dicen se llevará en el invierno de dentro de un año. Las claves tecnológicas para los próximos meses. Las startups del momento. Los nuevos hábitos comunicativos de las nuevas generaciones. Los materiales y ambientes más en auge para el interiorismo. Nuevas técnicas en la gastronomía. Realmente hay ganas de saber sobre tendencias. En el fondo, en un mundo tan acelerado como en el que vivimos, y de gran complejidad, queremos despejar la incertidumbre el máximo posible para preservarnos y crecer, así como a nuestros proyectos y organizaciones. Y además, como hay un horizonte de posibilidades muy abierto, también podemos interesarnos en anticiparnos. Entonces necesitamos ideas o inspiración.

El variopinto campo de la investigación y análisis de tendencia dispone todas estas opciones: conocer el entorno y dar sentido al mundo en el que vivimos, dar herramientas para conceptualizar y aterrizar todo ese batiburrillo de datos y conocimiento de tendencias en algo útil para cualquier tipo de organización (una empresa, una ONG, una institución…), asistir en desarrollar estrategias adaptativas.

Y un largo etcétera que va por este territorio de hacer de una organización una auténtica célula responsiva a estos cambios que vienen y van como locos, sin aviso.

Es decir, esto de las tendencias es mucho más que temporadas de ropa, colores del año, o modas efímeras de Internet. Cuando hablamos de tendencias, las que llevamos unos años en esto nos encontramos algunas cosas habituales:

  • Tendencias=moda (de indumentaria), visual y lifestyle, que traducido esto último significa corrientes en estilo de vida, cuidado personal, ocio… Lo cool, lo guai, exclusivamente
  • Excepto para los que vienen de los estudios de mercado, que entonces es =patrones de consumo o hábitos muy sui generis
  • Tendencias=modas pasajeras, lo que en inglés llaman ‘fads’, chorradas que sólo interesan para mercados jóvenes o para conectar con nuevas generaciones

La realidad es que hay no una, sino varias profesiones que se dedican a esto de gestionar y conceptualizar información de tendencias. Desde profesionales de la inteligencia de negocios, pasando por los famosos coolhunters en sector moda, profesionales de la innovación con transfondo en tendencias, hasta los prospectivistas o ‘futuristas’. Y aunque sea desconocido, estamos ávidas de saber qué es lo que está ocurriendo y qué es lo que viene.

La verdad, Internet está desbordado de información gratuita. Con unos pocos golpes de teclas, un poquito de scroll, y unos minutos, sobre todo a golpe de inglés, puedes encontrar desde informes gratuitos de fundaciones estadounidenses, versiones abreviadas gratis de informes más o menos baratos (100-300€ aprox) de grandes agencias de tendencias, y un porrón de listas y artículos con el título «tendencias en… para el año 20xx» bien grande.

Como sucede con el futuro, más o menos mucha gente considera tener una idea y una opinión aproximada sobre tendencias. Hoy en día algunos métodos sencillos de «escaneo» y conceptualización de tendencias están al acceso de otros campos profesionales, a diferencia de los años 90 y principios de los 2000, cuando explotó esto que aun en España y Latino-América se menciona como «Coolhunting» -que en el resto del planeta no se usa ya. Muchos profesionales, por ejemplo consultores en tecnología, de comunicación o de la innovación en un sentido más amplio, dedican unas horas mensuales a leer libros de actualidad, informes, artículos en diarios clave, para así estar situados en los cambios más relevantes para con su sector. Y en las grandes empresas, es donde se invierte más dinero en estudios y horas de conceptualización de producto o estrategia.

Para el resto de mortales profesionales, PyMEs y proyectos de menor envergadura, quedan muchas dudas. Lo que queda también es un gran espacio de incertidumbre entre la información que aportan esos informes gratuitos o de bajo coste (200€ para abajo), más aun las listas y artículos breves de tendencias, y cómo sacarle todo el jugo (y a veces, incluso la duda de cómo alinearlo con nuevos valores más sostenibles).

Vamos a ser honestas, hay una saturación y sobreexposición de nombres sexys de tendencias, o de ‘predicciones’, con información de soporte muy breve y superficial (definiciones, explicación de qué tratan, algunos casos de ejemplo…). Algunos, a eso, le llaman «Fast-Trends», así como el fast food. Pero luego surgen las dudas tipo:

  • ¿Esto para qué me sirve? ¿Cómo paso de esto a algo útil, aplicable, concretamente en mi negocio/proyecto?
  • ¿Tenemos, como empresa/organización seguirlas todas para no desactualizarnos y quedarnos atrás? ¿Cómo se sostiene eso?
  • ¿Cuáles escoger? ¿Hay que escoger?
  • Yo estas tendencias no las veo, parecen un poco alien o demasiado innovadoras, ¿deberían interesarme?
  • Definitivamente esto no es para mí, pero como somos pequeños, ya nos vale con imitar a los grandes… ¿verdad? Dime que sí…

Por estos motivos, porque hay saturación de contenidos sobre tendencias, pero hay muy poco contenido de herramientas y métodos que puedan ayudarte a realmente transformar tu negocio, empresa u organización en una resiliente a los embistes de los cambios (y una posible crisis en 2020, dicen algunos economistas) y con ganas de ayudar a cambiar un granitillo el mundo, me encantaría compartir por aquí algunos métodos sencillos pero útiles.

Quiero compartir contigo y todas aquellas profesionales y pequeñas organizaciones herramientas y fundamentos para sintonizar con las tendencias y cambios realmente importantes. Para dar sentido a los cambios que llegan, antenarse, adaptarse y anticiparse, sobre todo.

¿Qué tengo en mente?

Una serie de contenidos para introducirse en algunos trucos y métodos que entre bambalinas usamos, para que comiences a «antenarte«, y a trascender las listas de tendencias. El foco estará sobre todo en ir más allá de lo superficial y ver cómo escanear, entender el entorno y sus continuas transformaciones puede ayudarte.

Algunos ejemplos

  • Qué son las tendencias, y un poquitico de vocabulario para ir más ágiles en los siguientes contenidos. O si te los encuentras en libros, o informes, que sepas con qué se refieren
  • Cómo gestionar información de tendencias
  • Algunas técnicas creativas sencillas para conceptualizar e ir hacia la aplicación
  • Cómo trabajamos varios tipos de analistas de tendencias desde que encontramos el «ahá», luego las tendencias, hasta que son aplicadas
  • Qué saber para contratar un o una buen/a analista de tendencias (y en qué momentos; ¿os sería útil?)

No pretenderé compartirlo todo como si fuera un máster universitario. Como digo, lo justo y necesario para poder estar al día con mirada más estratégica y crítica (que dicen que esto último es un «top skill para el año 2020).

¿Te gusta la idea?

He creado una newsletter SÓLO para esta temática (métodos de tendencias y alguna cosa de tendencias per se) y avisarte sólo de esos nuevos contenidos -pues de tanto en tanto me interesa compartir ideas de otros aspectos de innovación estratégica, o de tendencias. Y algunos talleres presenciales que podrían venir en el horizonte, para expandirnos juntas. Además me ayudará a hacerme una idea del quórum 🙂

¿Te apuntas?

Si quieres proponer o exponer una duda más concreta del tema, tus comentarios serán super útiles para hacer esos futuros contenidos más relevantes. ¡Mil gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *